• Categorías
  • Dolce far niente

    Buenos días, Amigos y Desconocidos Lectores Constantes.

    Sábado de nuevo, día de trabajo en la Biblioteca Constante. Alegría y alborozo, Amigos. Sé que lo digo a menudo, pero voy a decirlo otra vez: mi paraíso particular incluye muchas mañanas de sábado en pijama, fumando, oyendo musiquilla, tomando café y buscando en las estanterías un libro bonito para enseñárselo a ustedes. Felicidad de andar por casa, pero felicidad al fin y al cabo. Que no todo van a ser glamourosas fiestas en un hangar abandonado.

    Y como ayer ya tuvimos una larga, hermosa y didáctica entrada sobre los cuentos de los hermanos Grimm, me van a permitir que hoy divague un ratito y no haga nada más. ¿Sí? ¿No hay objeciones? Perfecto. Allá vamos, pues, con unos cuantos asuntos mundanos. Los que vienen aquí solamente a pillar referencias para moverse con soltura por la biblioteca, están dispensados de atender y pueden colorear unas láminas o preparar un pastel de puerros.

    Hace unos días, el amigo Ink, esa criatura intoxicada de curiosidad, me preguntaba cuántas visitas tiene el Lector Constante. Yo no tenía ni idea, porque de esas cosas se encarga otra persona, pero me hizo pensar que, a lo mejor, alguno de ustedes también tiene cierta curiosidad por los entresijos de esta Guía para llevar un buen libro en la mochila. Así que ahí van unas cuantas respuestas a las preguntas no formuladas. Siéntanse libres de ignorarlas, o de hacer sus propias preguntas en la sección de comentarios. El oráculo responderá.

    Acerca del Lector Constante:

    • Sólo hay un Lector Constante. No es un seudónimo bajo el que se ocultan cuatro amigos que se van turnando para escribir las entradas. Qué más quisiera yo que tener cuatro amigos ociosos y dispuestos a diseccionar el refranero español, la poesía ucraniana o la vida de los santos.
    • A pesar de eso, el Lector tiene un montón de anónimos colaboradores. A veces alguien me trae algo bonito que ha encontrado por ahí (como el amigo F.Nm, poderoso cazador de la red, o el Documentalista Constante, a quien Alá bañe en ambrosía), y yo le doy un par de vueltas y se lo cuento a ustedes. A veces alguien me regala un libro que cree que me va a gustar a mí y que también les va a gustar a ustedes, y sí, así es. A veces, ustedes mismos se recomiendan cosillas en la sección de comentarios. Ningún hombre es una isla.
    • La Biblioteca Constante tiene, ahora mismo, la sede central en Madrid, en el barrio de la Latina.

    Sede de la Biblioteca Constante en Madrid, por asialillo

    Ahí, en esa callecita.

    • La Biblioteca Constante tiene la sede original en Gijón, Asturias. Se va quedando desprovista de fondos a medida que me los voy trayendo a Madrid, pero sigue a disposición de los Lectores Constantes, claro que sí.

    Sede de la Biblioteca Constante en Gijón.

    Ahí, junto a la hermosa iglesia gótica de San Lorenzo.

    • El Lector Constante recibe, me informan, unas cuatro mil visitas al mes. Ustedes, no me canso de decirlo, son formidables.
    • El Lector Constante no tiene ningún ánimo de lucro. El dominio y el diseño fueron un regalo de cumpleaños de mi tres veces bella amiga saga, después de unos años de verme rondar por espacios gratuitos. Los dibujitos que lo ilustran los cedieron, amablemente, el señor Ego y el señor Circ. Los textos los escribo yo solita en mi casita, con la única intención de pasar un buen rato y de que ustedes lo pasen también. No tienen copyright y su libre uso está autorizado bajo los términos de una de esas licencias que confían en la bondad de los desconocidos. No hay anuncios, ni los habrá. No hay influencias externas en lo que aquí se recomienda. Todo es paz y armonía.
    • El Lector Constante tiene errores, porque procuro documentarme todo lo que puedo, pero hasta Homero se echa una siesta de vez en cuando. Ténganlo en cuenta si piensan usarlo de referencia para cualquier cosa importante, o si van a enviarlo a un pariente en Los Zapatos (México). Mi legendario despiste puede costarles un suspenso o un sonrojo. Y si cazan alguna pifia, están invitados a enmendarla en la sección de comentarios. Yo lo agradeceré, y seguro que algún otro Lector también.
    • Cuando no estoy leyendo cosas bellas o escribiendo el Lector Constante, soy guionista de televisión. Ahora mismo, guionista en paro. No he escrito nada que vaya a conmover los cimientos de la civilización occidental, pero me gusta mi trabajo, lo hago lo mejor que puedo y me lo paso muy bien en el proceso. Y aprendo cosas muy, muy interesantes, que algún día les contaré con calma.

    La familia unida

    • En la Biblioteca Constante no hay tele. No es que no la vea, es que no tengo lo que es el aparato físico. Esto no pretende ser una declaración de principios ni un boicot individual a la industria televisiva. Es que el espacio de la Biblioteca es muy limitado y, sobre todo, que me da una pereza mortal el proceso de adquirir una. Cuando tenga más espacio, si algún amable Lector quiere acompañarme a elegir una, lo invito a cenar. Lentejas, si quiere. Las hago muy ricas.
    • Sí, hay de verdad un montón de entradas incompletas, guardadas a buen recaudo en la sección Borradores. Sí, en algún momento verán la luz. No, no sé cuándo, porque este tiempo de ocio va a ser breve: en cosa de tres semanas, si no sobreviene antes el Apocalipsis o una epidemia de peste bubónica, estaré escribiendo chistes con una taza de café en la mano y los pies sobre una mesa. Ya les contaré detalles de este asunto en otro momento.
    • Entradas que están durmiendo en el limbo:

    Defixiones
    Las defixiones, o maldiciones del mundo clásico.

    Kurt Wallenda

    La vida y aventuras de Kurt Wallenda, el hombre que cayó del cielo.

    Limerick de Lear

    Qué es un limerick y por qué hay que leerlo.

    Fumadores de opio

    Dos buenos libros acerca de las drogas, su historia y su uso recreativo.

    Nijinski como El Fauno

    La vida y aventuras de Nijinski, el fauno demenciado.

    Fuji rojo

    La poesía en diecisiete sílabas o los poemas japoneses en la hora de la muerte.

    La princesa y el guisante

    Algo más de historia del cuento de hadas, e ilustraciones ad hoc.

    El Barón Corvo

    La vida y aventuras del Barón Corvo, mostrenca y desdichada criatura.

    Truman Capote

    Y, naturalmente, el largamente retrasado monográfico sobre un homosexual, un drogadicto, un genio: Truman Capote.

    • El Lector Constante sigue en la radio, pero sólo para aquellos de ustedes que tienen la fortuna de vivir en Gijón. Los martes, sobre las siete y media de la tarde, en la Cadena SER Gijón, Alicia Álvarez y yo recomendamos Libros para la cama, o para la playa, o para regalarle a un señor bajito.
    • El Lector Constante se va a dar una vueltecilla por el parque y a seguir leyendo cuentos. Hace sol y hay pájaros y cosas de ésas que alegran la vista y el corazón. Volveré y les contaré qué he estado leyendo y por qué ustedes, Amigos, deberían leerlo también. Créditos y nos vamos.

    CRÉDITOS Y AGRADECIMIENTOS

    *La imagen de la placa de la Calle Oriente está escamoteada de una cuenta de flickr:

    http://www.flickr.com/photos/asialillo/

    Gracias al autor por su involuntaria colaboración. Podría haber tomado la foto yo misma, pero es que estoy en pijama. Lo siento. Gracias otra vez.

    *La imagen de la Iglesia de San Lorenzo es otro vergonzoso robo. A los autores de esta página, que ponen amablemente su trabajo a disposición de los malditos vagos procrastinadores como yo:

    http://www.asturiasenimagenes.com/

    *La imagen del monte Fujiyama rojo la pintó Yokoyama Misao y pertenece al museo Gotoh. La fotografía se la hizo Meikyo Katsuo. Bravo por ambos y gracias.

    *El resto de las imágenes son de dominio público, como la de la tele, o de procedencia desconocida para mí, como la de Truman Capote. Se emplean, como siempre, para asombro y regocijo de los Lectores Constantes, y en ningún caso para obtener sucio dinero con el que mantener repugnantes vicios.

    Hale, dispérsense, aquí ya no hay nada que ver. Y tengan cuidado ahí fuera, donde la primavera es reina.

    23 Comments

    1. Escrito el día 24 mayo 2008 a las 10:21 pm | Permalink

      Un placer leer sus divagaciones, como de costumbre.
      Y muy bonito y animado el barrio de La Latina. ¿No tiene Compañeros de Biblioteca Constantes?
      En cuanto a los borradores, abogo por la respuesta a qué es un limerick, así como por las acompañantes del sexo y el rocanrol.
      Saludetes.

    2. Escrito el día 25 mayo 2008 a las 12:46 pm | Permalink

      Ese pedazo de Barón Corvo, gay, estafador y esteta falto de medios!

      Espero con impaciencia!

    3. Escrito el día 25 mayo 2008 a las 3:25 pm | Permalink

      Felicidades por estas últimas entradas. Lo de Auladell es buenísimo, no sabía que conocieras su obra. Te recomiendo la visita a la Asamblea de los Quiméricos donde Alex d’Averc y un servidor hicimos una breve semblanza sobre el Frederick Rolfe alias Barón Corvo.

    4. Ink
      Escrito el día 26 mayo 2008 a las 2:35 pm | Permalink

      hola, lector constante.
      ¿Qué representa el numerito que acompaña a cada comentario? ¿Debo recordarlo? ¿Soy yo el 78…?
      hasta luego, lector constante.

    5. elraspar
      Escrito el día 27 mayo 2008 a las 10:32 am | Permalink

      El Lector Constante ha olvidado mencionar que adquirió la mayor parte de su vocabulario y su incuestionado sentido del humor gracias a dos secciones míticas del Reader’s Digest que leíamos de pequeños con devoción sin límite. Verbigracia:

      - La risa, remedio infalible, y
      - Enriquezca su vocabulario.

      Verdad?

    6. elhombrecohete
      Escrito el día 27 mayo 2008 a las 10:41 pm | Permalink

      ¿Conoce el barrio de “La Guindalera”, antes conocido como “Madrid Moderno”? Aquí, el arquitecto Ardemans realizó un pequeño reducto modernista del que sólo queda la fachada de una farmacia. Bien, tome el metro hasta Diego de León y salga por la salida de la calle Eraso. Como buena muchacha previsora que es, no le costará ningún trabajo encontrar la calle que
      homenajea al arquitecto. Súbala hacia su izquierda hasta encontrar la calle Alonso Heredia para toparse con un restaurante pequeñito y cingalés llamado “Sabor de Ceilán”. Después de haber degustado un curioso menú de Sri Lanca por 9 eurors -brownie con bola de helado encima, en plan cenotafio de Newton, y coctel incluido- siempre a su izquierda encontrará una librería de segunda mano que, si bien por fuera parece carilla, puede que albergue algún tesoro para la Biblioteca.
      Juro que no me llevo comisión: el restaurante es el que nutre todos los viernes a esta pequeña dibujante inconstante y a la librería no he entrado. La imagino pasándolo muy, muy bien en los dos sitios; por eso le muestro devoción con esta tímida sugerencia.
      Ale, tenga cuidado en Gijón, donde sus conciudadanos hace años no paraban de invitarme a jugar al “Escondite Anglés” cuando yo acampaba en el camping-para-acampadores de Deva…

    7. Rul
      Escrito el día 4 junio 2008 a las 8:15 pm | Permalink

      Desde Méjico, doy fe de esa librería antigua de la Guinda. Lo del “Madrid Moderno” me sorprende y me agrada a partes iguales.

      Demonios, no sé cómo nunca me acordé de comentar algo así al jodido Lector Constante.

    8. Escrito el día 5 junio 2008 a las 7:48 am | Permalink

      Bueno, pues no has contado mucho que no supieramos ¿no? Eso sí, lo has hecho ocn mucha gracia.

      Un beso, Miriam G.

    9. Ra está en la aldea
      Escrito el día 5 junio 2008 a las 1:14 pm | Permalink

      Usted como es tan sabia puede escribir de todo lo que se proponga que todo lo hará bien, pero yo sugiero, recuerdo, insisto: ¿y para cuando Jardiel Poncela?

    10. Frank
      Escrito el día 6 junio 2008 a las 9:18 am | Permalink

      Haz un artículo bien extenso sobre los poemas japoneses. No hay barero de modernos al que vaya que no esté lleno de gente con la boca llena de haikus y de hostias. Y la verdad, yo no sé que decir, me quedo hecho un Les Glass.

      Beso

    11. ink
      Escrito el día 6 junio 2008 a las 1:18 pm | Permalink

      Noventainueve haikus
      comentados uno a uno.
      Bochorno veraniego.

      mejor, uno corto.

    12. Raul Sensato
      Escrito el día 10 junio 2008 a las 4:37 pm | Permalink

      >>Coño, Minchinela, se la han hecho buena.

      Eso, eso. Primero el mondo brutto num. 39, y despues esto.

    13. Matonkikí
      Escrito el día 16 junio 2008 a las 1:11 am | Permalink

      Conozco la calle de Oriente, allí tenía una buhardilla un amigo de juventud, me hace ilusión imaginarme en un escenario similar al lector constante.
      Conozco la Guindalera y la farmacia que menciona el Hombre Cohete; en ese barrio nací y me críe en parte, y luego, por casualidades de la vida, volví para que allí nacieran y se criaran en parte mis hijos. Siempre me gustó la farmacia, recientemente restaurada, lo cual resulta excepcional en un barrio que está perdiendo sus humildes, pero no por ello menos valiosos y representativos, ejemplares de arquitectura obrera.
      Y en Gijón pasé los mejores veranos de mi adolescencia.
      Estas coincidencias me han animado a dejar mi primer comentario, aunque llevo leyendo y difrutando en silencio desde hace tiempo, y recomendando este espacio a todos los amantes de la lectura que conozco.

    14. Matonkikí
      Escrito el día 16 junio 2008 a las 1:17 am | Permalink

      Y hablando de haikus y libros, si en http://www.acett.org/ colocáis el cursor en la sección “GLUB” de la columna de la izquierda y seleccionáis en el menú la opción “17 gotas de esencia”, descubriréis una serie de haikus-adivinanza que esconden títulos de libros, y que algunos traducotores nos dedicamos a pergreñar en nuestros momentos de ocio e inspiración.

    15. Molly Bloom
      Escrito el día 21 junio 2008 a las 8:50 am | Permalink

      Querido lector constante,

      no cuentes como nuevas visitas la infinidad de veces que yo entro esperanzada y con los dedos cruzados (si acaso alguna vez se me cuela una falta de ortografía es eso) a ver si renovaste el blog. Sería hacer trampa gorda.

      Esperando,

      Molly Bloom

    16. Escrito el día 26 junio 2008 a las 5:22 am | Permalink

      señorita, me apareció una inquietud irrefrenable respecto a sus aventuras radiales. será posible oírlas? mire que ahora tengo una radio online, armable.com, y quién sabe, quién sabe, ud se animara y ahh, mejor ni soñarlo

      que se esté ud muy bien.

    17. Escrito el día 26 junio 2008 a las 2:27 pm | Permalink

      A los lectores que acudimos sedientos a beber de su sabiduría, este sábado se nos está haciendo eterno…
      ¿que ocurre en la biblioteca?
      ¿algún percance?
      ay, Dios, protege a nuestra bibliotecaria preferida de todo mal y que regrese a sus posteos sin más demora, amén.

      Para ELRASPAR: sÍ, OHHHH Síiii, recuerdo perfectamente esas dos secciones del Reader’s Digest!, ahh, que recuerdos me ha evocado…

    18. elraspar
      Escrito el día 27 junio 2008 a las 7:31 am | Permalink

      Arati: Rara es la vez que visito el rastro del foro y no vuelvo para casa con un par de ejemplares del Selecciones. Aparte de las mencionadas secciones, me encantaban los relatos bigger than life, y las reducciones de clásicos de la literatura.

      Y oiga, Ingram, primor, sangredemisangre, esto ya pasa de castañoscuro. Así que hale! a escribir se ha dicho! :)

    19. Escrito el día 1 julio 2008 a las 4:47 pm | Permalink

      Un minuto para sus comentarios, Amigos.

      Quikosas: apenas caben los libros, mucho menos otra persona. Pero recibo visitas y les doy café, quesito y conversación. Algo es algo.

      C. Rancio: creo que la entrada del Barón Corvo es la más antigua de las que languidecen en borrador. Seguramente se debe a que siempre estoy prestando el libro y nunca lo retengo el tiempo suficiente como para terminar la entrada. Pero prometo que la acabaré. Que me parta un gerundivo si no.

      Gustavo Rico: Auladell es un portento, pero yo tiro más hacia Pacheco, que me parece un poquito más inocente para las criaturas. Leí en su día lo que usted y su compañero escribieron sobre Corvo, que estaba muy bien. A ver si un día me animo a continuar lo que dejé a medias. Ya he recuperado el Adriano y El deseo y la búsqueda de todo. Ahora sólo me falta recuperar la biografía. Arf.

      Ink: no tengo ni la menor idea. Es más, no me atrevo a investigar mucho el asunto, no sea que se rasgue el velo del templo y veamos lo que no debería ver el ojo humano.

      elraspar: y no olvide El gran libro de lo asombroso e inaudito, también editado por los señores del Reader’s Digest, que es el único libro que hace falta para ir tranquilo por la vida.

      elhombrecohete: mil gracias por la recomendación. Todavía no he pasado por allí, porque la mies es mucha y los segadores pocos y vagos, y no he tenido tiempo para pasear. Pero lo haré y le informaré si encuentro algo portentoso.

      Rul: pues igual paso por Méjico cuando vuelva de la Guinda. ¿Cafetito?

      Miriam G: me ha pillado usted, estoy viviendo de rentas desde hace ni se sabe. Es que perdí la costumbre de contar mi vida y mis milagros en abierto, y ahora ya no sé muy bien cómo hacerlo. Un beso a usted, qué constancia la suya en el visitarme. :)

      Ra: mal veo lo de Poncela. Es uno de esos casos en los que cualquier cosa que yo pueda decir está de más: basta con citarle un poquito. Pero, a pesar de tener eso clarísimo, me cuesta enfrentar su reseña. También ocurre que no tengo ni he leído todo lo que escribió, sólo un puñadito de cosas. Paciencia. La mies es mucha y… ya lo he dicho antes.

      Frank: los poemas japoneses son, más que nada, una curiosidad. Vale la pena citarlos en público, mintiendo como una urraca. Invéntese el nombre del poeta, invéntese el haiku y deje que su público finja haberlo entendido y apreciado. :)

      Raúl Sensato: bienvenido. Un placer verle por aquí.

      Matonkikí: muchas gracias por venir y por recomendar. Ya ve que yo he hecho lo propio y me he pasado por el foro que menciona. Su nick, por cierto, me recuerda a los libros de Elena Fortún que yo nunca leí, pero que mi madre me contaba. ¿Los recomienda usted?

      Molly Bloom: la verdad es que no tengo ni idea de cómo se cuentan las visitas, pero es posible que ocurra lo que usted dice. Creo, también, que hay una manera de evitarle a usted tanto movimiento. Es algo que se llama “sindicarse” y que sirve para que le llegue a usted un aviso de actualización. Ni idea de cómo se hace, pero seguro que alguien más versado en tecnología puede decírselo. Gracias por venir.

      Antonia: que yo sepa, no hay grabación de esas aventuras radiales. De todas formas, tampoco era para tanto: Yaveh me dio la misma voz que a Aarón, bastante espantosa, así que mi Moisés es el mensaje escrito, donde todo se entiende perfectamente y nadie se traba, se acelera o tartamudea. ¿Dónde y cómo se puede oír la radio de usted?

      Arati: ya ve, un percance espantoso. El fin del ocio y el comienzo del trabajo. Snif.

      elraspar: le veo en un ratito. Le llevo su libro de judíos, el queso de rigor y la biografía de Cole Porter. Y no sé si alguna cosa más. Mchuick!

      Gracias a todos por su amabilidad. Hale, a la ducha voy, que la sangre es más espesa que el agua.

    20. Asia lillo
      Escrito el día 13 julio 2008 a las 10:10 pm | Permalink

      De nada (por lo de la foto)

    21. Escrito el día 31 agosto 2008 a las 10:28 am | Permalink

      Mi pequeño paraíso de esta mañana de domingo está siendo pasearme por tu blog (que pienso linkar ipso facto, con o sin tu permiso), con un café enfriándose en la mesa, en camisón, y fumando. Me encantará leer esas entradas que tienes en proceso, cuando vayan saliendo.

    22. Escrito el día 31 agosto 2008 a las 10:32 am | Permalink

      Por cierto, me gustaría invitarte a esto:
      http://militeraturas.ning.com/
      No me dan comisión por ello, ni se trata de vender nada, pero es un sitio muy interesante para gente que lee, que escribe, o que se dedique a temas afines. Échale un ojo, si encuentras un momentito y te apetece.

    23. Escrito el día 7 septiembre 2008 a las 5:02 pm | Permalink

      Gracias a los dos, de nuevo. Asialillo, su flickr es bueno y bello. Isa, conocía la página pero nunca la había explorado a fondo. A ello me dedicaré en ratillos de ocio. Muchas gracias por venir y comentar.

    Deja un comentario

    Tu email permanecerá privado Los campos obligatorios están marcados con *

    *
    *

    ARCHIVOS