• Categorías
  • Qué escándalo

    Buenos días, Amigos y Desconocidos Lectores Constantes.

    Una cosa rápida, para alegrarles el desayuno. Hoy tocaba responder a más preguntas sobre guión, pero resulta que estos días estamos de curro hasta las pelotas, escribiendo, reescribiendo, tramando, revisando y editando a todo correr, y me apetece más bien poco pensar en guiones cuando vuelvo a casita. Así que hale, a leer otras cosillas. Alehop:

    Una tarde de 1675, la menuda y pelirroja Nell Gwyn, que había servido de pequeña bebidas en un burdel, que había interpretado a la hija de Moctezuma en el escenario y se había convertido en la favorita real a la edad de diecinueve años, penetró en el carruaje que Carlos II le había regalado para efectuar su diario paseo por la ciudad de Londres.

    Nell Gwyn retratada por Peter Lely circa 1675

    Nell Gwyn retratada por Peter Lely (circa 1675)

    Rápidamente los observadores identificaron el carruaje —pero no a su ocupante—. Los airados mirones que se habían agrupado alrededor del mismo supusieron que la ocupante era Louise de Kérouaille, duquesa de Portsmouth, una francesa enviada por Luis XIV para distraer a Carlos. El populacho estaba encolerizado porque sabía que Louise de Kérouaille era católica, y corrían tiempos en que los sentimientos anticatólicos habían alcanzado máxima virulencia.

    Louise de Kérouaille retratada por Pierre Mignard

    Louise de Kérouaille retratada por Pierre Mignard

    Mientras el carruaje se abría laboriosamente camino entre la muchedumbre, la gente empezó a gritar imprecaciones contra la pasajera. Nell Gwyn soportó los insultos hasta donde le fue posible, pero después ya no pudo soportarlos. Ordenó al cochero que se detuviera y asomó la cabeza por la ventanilla.

    —¡Por favor, buena gente, sed amables! —gritó—. ¡Yo soy la puta protestante!

    Unánimemente, la muchedumbre le gritó su complacencia. La puta protestante —sin lugar a dudas la muchacha más descarada de la isla real (¿acaso no llamaba ella a su monarca Carlos III por haberse acostado con dos Carlos antes que con él?)— saludó alegremente a su público y después ordenó orgullosamente con un gesto  a su carruaje que prosiguiera su camino. Entre los cientos de personas que presenciaban la escena, a nadie se le antojó indecoroso que la amante del rey proclamara tan llana y abiertamente su condición.

    Con esto les dejo, que tengo todavía páginas pendientes como para desforestar un bosque canadiense. Si les ha gustado el texto, sepan que está extraído de este libro bellísimo:

    Irving Wallace book

    Lo escribe, como pueden ver, el señor Irving Wallace. Lo edita Grijalbo y lo traduce Antonia Menini Pages. Otro día les buscaré otro texto tan bonito como el anterior, porque eh, ¿quién no  querría una ninfómana para el desayuno?

    Tengan cuidado ahí fuera, donde hierve y burbujea el escándalo.

    4 Comments

    1. Escrito el día 9 septiembre 2009 a las 2:28 pm | Permalink

      el mismo irving wallace escritor de best sellers del que tengo ‘el documento R’ leído hace mil años y en las queridas estanterías chez borge?

    2. Escrito el día 10 septiembre 2009 a las 10:52 am | Permalink

      Qué maravilla. La corte inglesa de aquella época era lo más!

    3. Escrito el día 11 septiembre 2009 a las 6:36 am | Permalink

      Vaya, hombre, genial!!
      Me engancho como una putarraca con esta maravillosa e idílica entrada.
      Abro los ojos como si fuera una lechuza ante tal descubrimiento (léase, título del libro).
      Y durante toooooda una puta tarde en internet no he podido encontrar donde puñetas puedo comprarlo.
      Pues, querida, no sé si darte las gracias o sencillamente obligarte a que me lo prestes… (es que… tratándose de ninfómanas y otras maníacas…)

      Besos astures

    4. Lector Constante
      Escrito el día 13 septiembre 2009 a las 3:43 am | Permalink

      -Señor Borge: sí, exactamente, el mismo que viste y calza. Yo también leí alguno de sus best-sellers en la infancia, pero éste es un hallazgo del año pasado. Con ese título, no podía pasar desapercibido. Gracias por venir y comentar.

      -Just Cosmetic: y eso que esto sólo es una anécdota pequeñita, un bocado ligero. Ya iré copiando alguna otra más extensa y detallada, para deleite de los Amigos Lectores. Gracias por venir y comentar.

      -Skady: no te mates, que no merece la pena. Ya te lo presto yo cuando vaya a Asturias. De todas formas, casi todas las señoritas que el libro menciona tienen biografía propia o aparecen en otros libros. Y las pobres no es que fueran ninfómanas, es que follaban sin darle explicaciones a nadie, y eso siempre ha estado muy mal visto. Así nos luce el pelo. Gracias por venir y comentar.

    Deja un comentario

    Tu email permanecerá privado Los campos obligatorios están marcados con *

    *
    *

    ARCHIVOS