• Categorías
  • Categorías: El gato esperó un rato: Poesía

    Pequeños príncipes

    Buenos días, Amigos y Desconocidos Lectores Constantes. Acabo de terminar de currar y me voy al parque del Retiro, a la feria del libro, a mirar de lejos a Luis Mateo Díez y a buscar alguna cosa bonita de leer. Les dejo con un pequeño y bello poema de Howard Nemerov. ¿Quién? El hermano de […]

    Trepalium et al

    Buenos días, Amigos y Desconocidos Lectores Constantes. Esto les cuento en un domingo lluvioso: a) Ya no estoy ociosa, se acabó la buena vida y el vivir dentro del pijama. Tengo trabajo y compruebo que Capote y Santa Teresa decían la verdad: “Se derraman más lágrimas por las plegarias atendidas que por las no atendidas”. […]

    Naufragio y biblioteca

    Buenos días, Amigos y Desconocidos Lectores Constantes. Alegría y alborozo, pífanos y salterios, yuju y yupi, Amigos, porque la Biblioteca Constante se ha trasladado a una nueva sede, donde todo es luz y espacio para poner estanterías. Se acabaron las pilas junto a la cama, bajo la mesa, sobre la vitrocerámica. Se acabó el guardar […]

    Ora et labora (pero sobre todo, labora)

    Buenos días, Amigos y Desconocidos Lectores Constantes. Todos ustedes tenían razón, Amigos. Esto del ocio no podía durar, dijeron, y efectivamente, no ha durado. Ya tengo trabajo otra vez y, de hecho, es lo que debería estar haciendo mientras les escribo esto. Pero es que ya está bien, hombre, ya está bien, que llevo un […]

    ARCHIVOS